pla de neteja eficaç hostaleria

Plan de limpieza eficaz para Hostelería

Seguir un plan de limpieza y desinfección en el sector de la hostelería y la hostelería es importante para garantizar espacios limpios, saludables y seguros para clientes y trabajadores.

El plan de higiene recoge por escrito todos los procesos de higiene a seguir en cada una de las áreas o zonas para asegurar la máxima seguridad e higiene en las instalaciones y equipamientos de hoteles y restaurantes.

Para su realización es imprescindible contar con un buen asesoramiento técnico de una empresa especializada, para conseguir niveles profesionales de higiene, siempre con el objetivo de cumplir las normativas sectoriales vigentes.

¿Qué información se detalla en el plan de higiene?

Frecuencia de limpieza. Este aspecto depende de cada zona o elemento a limpiar y también varía según su uso, tanto por parte del personal como de los clientes.

Por ejemplo, las tablas y zonas de trabajo de la cocina o las máquinas de corte deberán limpiarse después de cada uso, en cambio, las cámaras frigoríficas quizás una vez a la semana o cada 15 días.

Superficies y elementos a limpiar. Los planes de higiene organizan por zonas (comedor, cocina, cámaras frigoríficas, baños …) y de cada espacio se especifica cada uno de los elementos que hay que limpiar o desinfectar.

Como por ejemplo: maquinaria y electrodomésticos, armarios, campanas extractoras, utensilios, cubos de basura, etc. En cada caso se indica cómo se debe limpiar si es necesario limpiar y desinfectar.

Productos de limpieza y desinfección. En el plan figuran por escrito los productos de limpieza y desinfección que se utilizarán en cada zona o superficie, así como las dosis, método de aplicación y concentración en% si es necesario diluir el producto en agua, el tiempo necesario para dejar actuar, si es necesario aclarar la solución, entre otros.

También se detallan las medidas de seguridad pertinentes y las instrucciones de fabricante o proveedor para evitar posibles accidentes e intoxicaciones.

Productos recomendados para un plan de limpieza y desinfección para la restauración

Los productos básicos que se necesitan:

Desengrasante efectivo para la zona de cocina. En este caso se puede tener un desengrasante de tipo general y otros específicos para freidoras o para limpiar las planchas en caliente.

Desinfectantes homologados para utensilios y superficies de cocina. Puede ser un desinfectante o desinfectante y limpiador al mismo tiempo para ser más rápidos en los procesos de limpiezas intermedias.

Limpiador y desinfectante para zonas de comedor y bar. Este producto es apropiado para limpiar la barra y las mesas después de cada uso.

Productos para lavavajillas. Se trata de detergente, abrillantador y anti-cal para el mantenimiento del lavavajillas automático.

Limpiador desincrustante para baños. Los limpiadores deben tener efecto desinfectante; bactericida y fungicida y siempre con registro homologado.

Jabón de manos antialérgico y sin aroma para zonas alimentarias.

Artículos de limpieza como: bayetas y paños: previamente limpios y desinfectados y de diferentes colores. Esta diferenciación cromática sirve para indicar que cada uno es para cada zona del local, lo que permite evitar contaminaciones cruzadas.

Los estropajos, enanas y fibras de color verde son especialmente indicados para las zonas donde la suciedad es más resistente. También habría que escobas, cubos y bayetas también tengan un código de colores según cada zona del local.

Zonas críticas que deben constar en el plan de higiene de bares, restaurantes, hoteles

Cocina: La cocina es la zona de trabajo que más suciedad acumula y que a la vez necesita una limpieza y desinfección más exhaustiva. Con procesos de limpieza de mantenimiento periódicos y limpiezas periódicas en profundidad.

Baños: Los baños requieren limpiezas diarias y según la afluencia de público, se deben repetir los procesos de limpieza durante la jornada.

Comedor: Las salas requieren una limpieza diaria de tierras, mesas y sillas, y de forma frecuente una limpieza en profundidades de muebles, rincones y otros puntos y utensilios como carros o cubos de basura.

Barra: de bares y cafeterías son un punto crítico de contacto entre trabajadores y clientes, por este motivo se recomienda limpiarla y desinfecta de forma frecuente durante el servicio.

Pasillos y zonas comunes las zonas de paso requieren una limpieza diaria. En caso de tener mucha zona se puede contemplar la opción de adquirir una lijadora pequeña para ser más eficientes en la limpieza de grandes zonas.

Almacén: Se recomienda mantenerlo siempre ordenado y con limpiezas de mantenimiento semestrales. Las neveras se deben limpiar a fondo semanalmente y los congeladores trimestralmente.

Terraza y exteriores: Las mesas y sillas necesario que se limpien después de cada servicio. El resto de mobiliario puede ser de forma trimestral.

Textiles: Los mantos, servilletas de tela, uniformes y otros elementos textiles deben limpiar después de cada uso.

Y por último, para implantar un plan de higiene y mantener los niveles de limpieza esperados, es necesario realizar una formación constante y recordatorios al personal, para que puedan seguir los proceso de forma correcta y trabajar de forma segura.

Además, los hoteles y restaurantes está muy condicionado por las opiniones compartidas en internet, y uno de los puntos de valoración más importante es la higiene del establecimiento. Así cualquier acción relativa a mejorar este punto tendrá un impacto directo en la reputación de la marca.