Caso de Éxito: Lavandería Nelja

La lavandería Nelja da servicio a empresas de hostelería, restauración y hospedajes en la provincia de Barcelona; y en poco tiempo se ha convertido en un referente en el sector. Sus atenciones, servicios de entrega y recogida y calidad de los acabados, han hecho que se gane una buena reputación en el mercado.

La lavandería Nelja surgió con el objetivo de satisfacer las necesidades del Grupo Silvestre, famoso por sus restaurantes de marisquería en Barcelona. Gracias a la confianza que el Sr. Javier Sánchez (Director general del Grupo Silvestre), depositó en el proyecto y en el Sr. Nelson Gutiérrez. (Director de Lavandería Nelja).

La profesionalización de la empresa y la estrategia comercial focalizada en conseguir unas instalaciones adecuadas al nivel de la actividad y productos de calidad; le permite controlar todos los procesos, mejorar los acabados y reducir a mínimos las problemáticas más comunes de todo proceso de lavado de tejidos: Problemas de calcificaciones, manchas resistentes, poca durabilidad del tejido, temperaturas insuficientes, bajadas de presión del agua, entre otros.

Esta gestión técnica de la lavandería ha hecho que incrementara, también la satisfacción de sus clientes.

La preferencia por un servicio técnico personalizado para adaptar las dosificaciones correctas para cada proceso de lavado, le permite controlar los costes exactos por lavado y reducir el rechazo significativamente.

 

Evolución exponencial y progreso

La Lavandería Nelja comenzó a trabajar con Dibosch a partir de 2015, en ese momento, contaba con 8 máquinas de 24kg, y tenían una producción de 800kg, día aprox. Las continuas mejoras de las instalaciones ha ayudado a Nelja a crecer cualitativament y en volúmenes cada año.

Actualmente tienen 4 máquinas de 55kg, 3 máquinas de 60kg, y 4 máquinas de 24kg. Y lavan 4.500kg día.

Durante este tiempo también se han llevado a cabo mejoras en las instalaciones:

  • Tres depósitos nuevos de 3.000 litros de agua cada uno, para asegurar el caudal necesario de agua.
  • Un grupo de presión nuevo, para suministrar con rapidez la demanda de agua de las máquinas.
  • Ampliación de calderas, para poder asegurar la entrada de agua a 70 grados en todas las máquinas. (Lavado y Desinfección)
  • y nuevas calandras y plegadoras para alcanzar el aumento de producción.

 

Confianza mutua cliente-proveedor

El trabajo colaborativo entre cliente y proveedor es clave para conseguir mejoras constantes y ajustadas a las necesidades concretas del cliente.  Así se consigue una dinámica de crecimiento del negocio de calidad y rentable.

Gracias a la confianza mutua y a la división especializada de lavandería de Dibosch, seguimos aplicando mejoras continuas y creciendo con buenos resultados. El secreto es un gestor experto directo y un servicio técnico especializado en lavandería y formado con los mejores fabricantes, a parte de aportar mejoras al mercado de fabricación propia.